martes, 27 de enero de 2009

Esas malas juntas

Tratando de dejar a un lado el apestoso plan "notengotiempodeponermeaescribircomoesdebido", les cuento que hoy me vino a la mente, proveniente de algún recóndito lugar de mi memoria, una canción.

¿De qué canción se trata? pues muy fácil: de "Me haces tanto bien", del grupo Amistades Peligrosas, uno de los primeros cassettes originales, compraditos en Recordland en un cumpleaños, que tuve en mi vida. Recuerdo que costó 900 bolívares de los viejos y que tuve que portarme bien por un buen tiempo antes de que me lo compraran. Era hermoso. Traía un librito con la letra de las canciones y yo lo llevaba a todas partes y lo escuchaba en mi walkman Fisher Price, porque mis papás no tenían con qué comprarme un walkman de niña grande. Les voy a poner el video para que lo vean y se acuerden de cuando lo vieron, pero primero quiero contarles sobre cómo conocí la fulana cancioncita:

Fue una vez hace al menos 14 años. Estaba yo en casa de mi abuelo en Caracas, aprovechando para escuchar música y ver videos en el canal 57, Bravo, el cual era la versión venezolana de MTV y era de tan buena calidad para los cánones de nuestra televisión nacional, que todos los que lo disfrutamos recordamos aún el jingle que decía "!para tii! el canal cincueeentaysieeeete es paaara tiii, somos braaavoooo OOOHHH!!! somos braaavooo!"...

Perdón, me emocioné y me salí de la historia. Decía que estaba yo viendo ese canal y recuerdo que había visto ya muchas canciones de esas buenazas de la época, como la de Tony Braxton "Unbreak my heart", o algo así, en cuyo video aparecía el negro más hermoso que he visto en mi vida. También habían pasado alguno de Enrique Iglesias, Carolina Sabino, León Gieco (nosotros no somos como los Orozco...) y de pronto apareció un dúo al estilo Pimpinela pero con una avidez de sexo inusual que presiento que era el catch de su propuesta... vamos, que yo en el momento no me di mucha cuenta de lo de la necesidad sexual, pero ahora que estoy un poco más adultita noto claramente que esa gente mínimo debía tener problemas con sus partes íntimas, o algo así, porque se la pasaban automanoseándose en los videos y saliendo semidesnudos.

Bueno, resulta que veo el video. No estoy clara acerca de si reamente era un buen video, de hecho hoy lo miré y me reí muchísimo porque me hizo recordar un poco a Locomía por la manera de vestir de los personajes, pero a mí la canción me encantaba y solía imitar a la tipa con su manera cachonda de cantar. Recuerdo que mi mamá decía que esas no eran canciones para niños, pero la grabación seguro tenía mensajes subliminales, porque al cabo de dos o tres vueltas del cassette ya adoraba a los dos cantante a tal punto que su música se convirtió por un tiempo en la banda sonora de las interminables (e interminadas) sesiones de limpieza hogareña, produciendo estragos en las cerdas de la escoba ya cansada de bailar pegado conmigo, mi hermana y mi mamá.

Aquí se los dejo para que vean a lo que son expuestos los niños desde pequeños. Párenle a la letra de la rola, quizá de este modo se den cuenta por qué las chicas quedamos embarazadas a destiempo.


No hay comentarios: