sábado, 23 de mayo de 2009

Decálogo depresivo

Debo reconocerlo: no soy un ser social. Pero no es cuestión de antipatía irremediable, sino de unas constantes ganas de que me dejen en paz, aún cuando no haya nadie jodiéndome la paciencia.
No me iporta ser la que se desaparece por tres meses de la vida de otra gente, ni me han dolido os tres celulares que me han robado este año dejándome desconectada del mundo exterior. Quizá parezca soberbio, pero la verdad es que tal actitud sólo responde a la costumbre de que nada dure mucho tiempo en mi vida. Y a continuación voy a enumerar algunos ejemplos de tal situación:

1.-Tuve una muñeca cantante traída de USA que me duró 20 minutos. La vecinita del piso 2 accidentalmente le arranco las piernas.

2.-Tuve una braga negra que amé con profunda devoción durante como dos meses, hasta que la naturaleza se encargó de hacerme nager nalgas donde no había más nada y el pobre trajecito me quedó chico.

3.-Tuve el primer lugar en ortografía de todo el estado Miranda, y el segundo lugar nacional en el años 2002, pero la fama me duró tres minutos, porque no era un premio iportante para nadie :(

4.-Tuve una guitarra a la que el novio de mi hermana le cayó encima abriéndole un hueco en... no, mentira, no le abrió un hueco, la volvió astilas y ya.

5.-Tuve muchos CD's y zapatos hasta que un dia tdos se fueron a la mierda cuando se cayeron de una camioneta Pick Up en un viaje a una ciudad lejana.

6.-Tuve muchas casas... bueno, no eran mías, pero a lo laro de mi vida he residido en no menos de 25 lugares diferentes (sin exagerar), y lo mismo ha pasado con mis colegios y universidades. De esto sólo he sacado un par de cosas: un montón inimaginable de conocidos y una especie de envidia sana hacia las personas que conservan a la gente de su infancia.

7.-Tuve muchos pares de zarcillos... ahora sólo tengo muchas unidades de zarcillos.

8.-Tuve proyecciones a futuro, ahora sólo tengo un presente contra el cual luchar para salir de él de la mejor forma posible.

9.-Tuve ideas geniales que pinté y luego vendí sintiéndome mal por preferir el dinero que la belleza.

10.-Y tuve un blog que podía actualizar a diario. Ahora sólo tengo un trabajo donde blogger es una página tabú :(


Espero volver pronto,
de verdad lo espero.

Malú,
Aguakina y zumo de Zanahoria

3 comentarios:

Luis le Grand dijo...

un decalogo depresivo ciertamente... pero me senti muy identificado... sobretodo con los ultimos numeros.

besos Malucita

Dagnia dijo...

Malú, identificada totalmente con tu nota, mi lista sería muuucho más larga, pero alégrate! A quienes la vida nos da "posesiones" materiales efímeras, nos recompensa con eternos tesoros afectivos... Saluditos =)

Julio César Serralde Ávila dijo...

qué son zarcillos???