martes, 19 de enero de 2010

No le des perlas al cerdo!!!!

No vale la pena, ¡en serio!, él lo que necesita es amor, un amor taaan grandote y taaaan bonito que lo convierta en lo que realmente siempre fue: una fabulosa princesa de belleza inigualable, piel perfecta, cintura diminuta, y la fortuna de tener a su lado a un chico como el que siempre he soñado... bueno, al menos así son las cosas en Penélope, una curiosidad de film producido por Reese Witherspoon (quien tiene un papel bien bonito en la peli) y protagonizado por Cristina Ricci y James McAvoy (oh, por dios, no tienen idea de cuánto me podría enamorar de ese hombre)

Les hecho más o menos el cuento para que entiendan de qué va la cosa:

Esta chica de acá abájo, ajá, sí, sí, ésta misma, es Penélope, una joven víctima de una maldición que la obliga a vivir con nariz de cerdo "hasta que uno de los suyos la pueda amar tan como es".
En la peli, Penélope pasará del encierro absoluto y la verüenza, a la auto aceptación y el descubrimiento del amor... HACIA SÍ MISMA!!!!!! ¿qué loco, no? a que nunca se les había ocurrido que un cuento de hadas tuviera que ver con eso!
Por supuesto que en la peli hay un galán (y qué galán!) de esos que hacen que una se derrita de amor por él y no haga más que lamentarse de lo circunspecto que puede llegar a ser el jevito de una, pero esa es harina de otro costal, y a la hora de la verdad lo queremos igual. El punto es que Max, o el falso Max, o comoquiera que se llame el personaje de McAvoy, te enamora, hace que se te derrita hasta la última célula, y aún así es capaz de contar la propia historia de su personaje sin que exista ni una gota de cursilería en la trama.

La dirección de arte, la fotografía, la breve escena en la que Penélope se mece en el columpio y pareciera sincronizarse con los saltos de los chicos desde la ventana; las actuaciones, los personajes, los colores, el vestuario, ¡¡la música!!... todo en ella está hecho de una manera tan, pero tan prolija, que no fui capaz de agarrarle ni un defecto, simplemente pasó lisa a mi top nosecuanto de películas favoritas en el mundo.

Confieso: mi primer impulso fue el de no decirle a nadie que la viera. Soy una egoísta sectaria y tengo la impresión de que este tipo de cosas son tesoros valiosos que debo esconder de la gente para que no los dañen, pero este año creo que quizá intente hacer el esfuerzo por tener la intención de tratar de querer convertirme en mejor persona (jaajajajajaj), así que les dejo este dato para que la busquen. Eso sí, ya verán ustedes cómo se las arreglan para encontrarla, no se la voy a dejar tan bombita, jejejejeje.



no lea lo que dice más abajo.

(este chico que está aquí es McAvoy -por cierto! el fauno de NArnia!- Advierto: si te enamoras de él voy a ir corriendo a atacarte con un taladro de percusión)


No hay comentarios: