miércoles, 23 de junio de 2010

Mi versión del Decreto de Guerra a Muerte (desde Punto Fijo)

Zancudos del sipote, contad con la muerte, aun siendo pequeñitos e indefensos, si no paráis instantáneamente de ladillarme en detrimento de la sana apariencia de mis amarillentas canillas y plantas de los pies, ya resecos por usar tanto repelente que no sirve para nada ante el yugo de sus diminutos y puntiagudos piquitos.

Tuqueques, arañas y otros depredadores de zancudos, contad con la vida, sobre todo cuando seáis culpables del homicidio de tan asesinable animal.

=(

me pica todo =(... anoche me picaron hasta en los párpados.