martes, 1 de junio de 2010

Persuasión

Una de las pocas formas que existen para obligarme a hacer algo que creo que no puedo o no quiero hacer, es el reto. Soy una primitiva víctima de ese monstruo maligno llamado soberbia, y siempre que tenga la oportunidad de demostrar que soy capaz de hacer cualquier pendejada mejor que un niño de 7 años, lo haré.

Eso fue lo que pasó esta mañana con la tablita del demonio. Uno de los señores jefes me dijo "A ver, niña, si tú dibujas tan bién, muéstrame que eres capaz de dibujarme algo aquí, con esta cosita", y fue entonces cuando me vi desde afuera peleando con las perillas de la fulana pizarra hasta que tuve el mínimo control necesario de ellas para hacer un dibujo medianamente respetable.

Aquí se los dejo, porque quiero que vean que soy cool, que sé dibujas caritas y que, después de todo, sigo siendo un monstruochico.

3 comentarios:

The Teacher dijo...

Malu, al menos puedes hacer una cara! a mí un pequeño cuadro me queda chueco! ha, ha, ha!! Great post!

Superfly dijo...

Parece "El Principito" mezclado con una especie de "Harry Potter" engreido... interesante.

Malu Rengifo dijo...

jajajajaja!
Teacher: gracias!!! =) creo que si me dedico un poco más a mejorar la técnica quizá pueda dibujar un pequeño cuadro derechito =)

Superfly: yeaaahhh!!! muy hot mi muñequito, no?