viernes, 27 de agosto de 2010

Recetario del pelabola

2.-Sardinas fritas:


Esta receta es una joya. Su relación Precio/Sabrosura/AlimentaciónCalidad/Pelabolez es tan beneficiosa para aquel que decide lanzarse al mundo de la sardina natural, que una vez que la prepares la recordarás para toda la vida como el evento que cambió tu forma de alimentarte durante tres o cuatro días.

En principio tienes que saber que un kilo de sardinas oscila entre los diez y los doce bolívares (al menos así estaba la semana pasada cuando las compré) y te alcanza para un aproximado de seis u ocho comidas, dependiendo de cuan muertodehambre seas. En cuanto a lo alimenticia que pueda ser, un site en internet me dijo que "las sardinas frescas tienen un elevado rendimiento nutritivo: contienen 18% de proteínas, 74% de agua, vitaminas A, D, B2, B3 y minerales muy diversos, como el sodio, fósforo, calcio, magnesio y hierro. Cada 100 gramos de sardina proporciona alrededor de 150 calorías". Además de todo esto, nuestras amiguitas pescadas ayudan a bajar el colesterol que se le sube tanto al pelabola por estar almorzando platanitos y chistris cuando está muy pelandobola, y lo mejor de todo, es que como tiene tanta espina te la tendrás que comer con cuidadito, de manera que a tu estómago le dará tiempo de asimilar lo que vas tragando y te llenarás más rápido, así que no engordarás.

¿Cómo se prepara la sardina frita? Bueno, es muy fácil:

Agarras la sardina, le quitas las escamas (una ladilla), le quitas las tripitas y la mierda (no te sabría explicar en dónde están, pero seguro que si abres una sardina la vas a reconocer), le quitas cuanto huesito veas pagando por ahí, la empanizas con harina pan, sal y adobo (si estás pelando mucha bola no la empanices para que no gastes tanto) y la lanzas en un sartén con aceite limpiecito (si estás verdaderamente pelando bola más vale que la hagas a la plancha, pero no reutilices ese aceite de las arepitas con queso, las tajadas, los tequeñones y las lumpias refritas de la semana pasada, por tu bien).

El resultado será una especie de chicharrón en forma de pescado con un delicioso aroma. Si la pelazón de bola te lo permite, compra un par de limoncitos en el mercado y exprímeselos por encima, verás el cielo. Si en cambio estás muy pelandobola, róbatelos, pero el punto es que tienbes que exprimirle el limón, en serio.

Es muy recomendable tener un pedazo de canilla al lado al momento de comer, pero si solamente hay un pedacito de pan, no te lo comas, guárdalo para cuando se te atasque una espinita en la garganta, porque son una ladilla y si se te clava te puede dar una infección. El pan es para ayudar a que se vaya la espinita de donde está.

Variaciones de esta receta:

Esta parte es muy importante, ya que como son tan económicas y sabrosas, las sardinas tiene el efecto secundario de crear en quien las consume una necesidad extrema de poseer muchos kilos de sardina para los días de pelazón de bola, lo que a mediano plazo produce un efecto llamado ladilla, que consiste en no querer comer sardina frita más nunca en su vida. Así que es recomendable varias la preparación de las sardinas preparándols en caldo (Agua, sardinas, ocumo, yuca, ñame, perejil, ají dulce y sal, todo hervido en la misma perola) o croquetas (las sardinas licuadas, mescladas con harina de trigo, hechas bolita, empanizadas y fritas. Pero lo importante es darle el toque del limón, aunque sea robado del excelsior.

Bueno, hasta una futura receta!

Buen provecho!

2 comentarios:

Cristian Gabriel Rodríguez Amado dijo...

Verga como me he reido con estos recetarios jajajaj Que locura de pana

Le Corvo Mecanique dijo...

Este artículo es una genialidad Malu, ¡jajaja! En serio, haz un libro acerca de esto. Serás famosa en 3 meses, más que el loser de Paulo Coelho.