martes, 12 de octubre de 2010

1010101010

¿Será manía venezolana o a toda la gente del mundo le da por asumir

que cuando las fechas dan un número curioso nos vamos a morir todos?

El 10.10.10, a las 10:10, yo estaba aquí, jurungando cositas en internet, y el mundo no se acabó.
Mi mamá me llamó desde La Gran Sabana para decirme "hija, hoy voy a dormir en un tepuy, ¿oiste? porfa el lunes págame el recibo de luz de la casa, que se me olvidó y me la van a cortar. ¡Ah! y si no logro regresar nunca de aquí dile a todo el mundo que lo quise mucho". De modo que asumí que tal como pasó cuando el Y2K, ella también había entrado en pánico por los posibles unos y ceros radioactivos que nos caerían encima en esta fecha binaria. Le dije que sí, que yo pago la luz, que ok, que todo el mundo y yo también la queremos y que me trajera algo bonito. Me dijo que no tenía dinero, colgamos y ya.

Hoy es 12 de octubre. No he salido de mi casa desde que hablé con mi mamá porque el lunes hubo paro en la universidad y hoy todo está cerrado en mi país, de modo que lo de la luz, que pienso pagar mañana sin falta, se dibuja como una posible causa de cataclismo familiar. Me explico: no pagué la luz el lunes (léase deadline), mi mamá es impredecible y lo mismo llega de la Gran Sabana en cinco minutos a Guatire, encontrando la nevera descongelada y piche por el corte de luz, me llama por teléfono, me insulta, me restriega lo muy horripantosamente perversa hija que soy, me da taquicardia, disnea, ansiedad, cuelgo, me vuelve a llamar, me embargan sentimientos de culpa, lloro, cuelgo, llamo a mi papá para desahogarme, me dice que me tranquilice, que esa es mi mamá y que la tengo que amar igual, cuelgo, me llama mi hermana preguntándome por qué carrizo se me olvidó pagarle la luz a mi mamá, hablo con ella, nos gritamos mutuamente, colgamos, me llaman de E.E.U.U., es mi abuela diciéndome que nunca se habría imaginado que yo sería capaz de hacer algo tam horroroso como no pagarle el recibo de la luz a mi mamá a tiempo para que no se la cortaran. Que seguro lo hice a propósito para que se le pudriera el pedacito de queso blanco que tiene en la nevera junto a la media rama de cebollín y el guarapo de papelón de hace dos semanas cuando se fue a la Gran Sabana, dice también que está indignada y que ya no soy más su nieta, me cuelga, lloro, hablo con mi mamá, le pido disculpas, me dice que ok, que los hijos son así de ingratos, que yo igual siempre podré contar con ella y así sigue la cosa por un par de días más hasta que mi prima o mi hermana, ponen la cagada con la familia por alguna otra zoquetada y entonces toda la atención que tenían puesta sobre mí se desvía hacie una de ellas.
Uff, qué alivio.
...Y qué bueno que no se acabó el mundo antes de que estrenen la primera parte de Harry Potter 7...

Aunque todavía la cosa está en veremos y puede que me traiga un poco de apocalipsis este 101010.

3 comentarios:

Marietta dijo...

revergación, tú mamá da miedo... y tan inofensiva que se ve, eh.

Malú Rengifo dijo...

ajajajajajaj XD revergación!!! me oy a robar esa palabra :)
¿Cuándo nos vemos, güey?

♣ ►José Alejandro ▬ Barrios Ansemli◄♣ dijo...

jajaja Sii!
todos así de maniático con las casualidades. Aquí va el 11-11-11-111111
http://observaypercibe.blogspot.com/2011/03/el-numero-11-hechos-coincidencias.html
Invitaos, compañero muy inteligente de México,lo escribió