miércoles, 26 de enero de 2011

Campaña antidengue.

Yo creía que era una persona fuerte en la vida. Hasta hace poco ésta era la lista de las cosas más inverosímiles a las que había logrado sobrevivir:

1.-El ataque de un perro que me mordió seis veces en una sola rabieta
2.-El ataque de una mujer loca e irascible que me rompió la boca y amorató un ojo porque estaba estresada en un mal día del metro.
3.-Múltiples ataques de mi mamá, que no vale la pena mencionar uno a uno porque no creo que el internet tenga tanto espacio en su memoria.
4.-Una sinusitis de dragón
5.-El ataque de un automóvil en movimiento que decidió caprichosamente colisionar contra mí.... (vale, vale, no fue uno solo, esto ha pasado cuatro veces)

Y bueno, ésto había sido casi todo hasta ahora (sí, la lista es mucho más larga, pero sssshhhh!) Y sucedió que me picó oooootro zancudo. Sí, señores, otro más. De hecho, no otro cualquiera, sino uno muy malvado, que por poquito no me manda con todo y blog directo al hospital... y sobreviví. Soy asombrosa. Mi papá dice que me van a contratar como objeto de estudio por ser una de las personas más atacadas por el virus del dengue, incluyendo el hemorrágico, sin que realmente esto sea algo que me afecte de manera grave.

Soy una con el Aedes Aegipty. En el fondo creo que hasta les tengo cariño y todo.


Cuídate del dengue, por favor. No es nada bonito estar de pronto tranquila, sentada, pensando en la inmortalidad del cangrejo y ver salir sangre de cualquier parte de tu cuerpo sin que haya para ello una explicación aparente.

Además, otros síntomas son:
1.-Unas fiebres como no las imaginas. Si tienes alguna mascota muerta, la fiebre te dará la hermosa oportunidad de volverla a ver, lo juro.
2.-Unos dolores de huesos que te harán acordarte del momento en que naciste.
3.-Una certeza de que vas a morir que sólo es comparable con la certeza de que Obama es un hijo de puta encubierto La Guaira es lejos. (Yo he pagado peaje)
4.-Además puede venir acompañado por otras cosas muy feas que no quiero mencionar en mi blog, que es muy bonito.

Así que:

1.-Por nada del mundo permitas que haya cerca de tu casa depósitos de agua donde el zancudo pueda poner sus huevitos.
2.-Por nada del mundo permitas que haya cerca de tu casa depósitos de agua donde el zancudo pueda poner sus huevitos.
3.- Por nada del mundo permitas que haya cerca de tu casa depósitos de agua donde el zancudo pueda poner sus huevitos.
4.-Por nada del mundo permitas que haya cerca de tu casa depósitos de agua donde el zancudo pueda poner sus huevitos.
y por último, pero no menos importante:
5.-Por nada del mundo permitas que haya cerca de tu casa depósitos de agua donde el zancudo pueda poner sus huevitos.

Sé de lo que estoy hablando, no quieres tener dengue, NO QUIERES.

2 comentarios:

Miguel dijo...

No olvides haberte sentado sobre una tijera, Haberte desmayado infinitas veces en la calle y estrellarte con puertas sin razon aparente

Malú Rengifo dijo...

Oh, sí.... es que no quería parecer taaaan dramática! jajajaajja