domingo, 17 de abril de 2011

Expelliarmus!


Un cosplay hecho 100% por mis manitas costureras, excepto la varita que es producto de la magia de Arya Colmenares.
Baratísimo hasta rayar en lo absurdo, pero poco fotogénico, o mal iluminado. Es mucho más parecido al original en cuanto a colores de lo que sale en la foto.
El pelo me dio terror decolorarlo y que quedara como una esponja de alambre, así que como mi personaje, Nymphadora Tonks, es una metamorfomaga que puede cambiar a voluntad su color de cabello, entre otras cosas, me quedé con mi rojo-violeta habitual.
:)
¿qué tal? ¿parecido?

miércoles, 13 de abril de 2011

El ojo de la bruja


Desde hace algún tiempo me he preguntado si no me estoy excediendo con esto de la sobreexposición en internet de mi vida, aunque tener un diario/blog se me ha vuelto parte de la rutina diaria al punto que en este momento no me creo capaz de renunciar a Monstruos bajo la cama.

Estuve, además, leyendo hace poco unas cuantas crónicas rojas, bien feas ellas, todas casualmente relacionadas con crímenes internetosos: el marido que mató a su esposa porque cambió de status en Facebook a "single", el enfermo que asesinaba a las gorditas (hijo de bitch!!!), la mujer que mató a su bebé porque éste estaba llorando y no la dejaba concentrarse es su jueguito de Farmville... cosas así. Y bueno, como buena paranóica que soy, no puedo dejar de preguntarme qué tan a salvo estoy de una cosa semejante. Entonces:

1.
La última relación que tuve terminó hace algun tiempo de una manera bastante más tranquila de lo que podía haber sido (y eso que fue horrible y tormentoso!). Los motivos fueron bastante absurdos dado que todos provenían del mismo sitio: la imaginación del que era mi chico (actualmente él reconoce que fue así), sazonada con un par de piropos que dos o tres cuates con mucho tiempo libre para meterse en Facebook dejaron en una que otra foto mía (TODAS las chicas que ponen fotos en facebook son indiscriminadamente buceadas, ok? yo no soy un caso especial ni tengo fotos en traje de baño), y tal ruptura estuvo precedida por momentos de tensión tan horrorosos que no pude más con la angustia y me vi en la necesidad de preguntarle al individuo si tenía alguna intención de dejarme tirada, envuelta en una alfombra ensangrentada, en Parque Caiza, tal como la víctima del conocido ex rector de la UCV (cabe destacar que la pobre chica asesinada por Chirinos también tenía un blog, así que creo que es momento de desempolvar mis viejos temores y poner en observación una vez más al exnovio del terror, lo siento, querido). Recuerdo que su expresión fue más bien de indignación, y en parte lo comprendo, yo tambnién me indignaría si alguien me dijera en mi cara que cree que soy capaz de asesinarle, pero yo soy así, hago preguntas imprudentes.

2.
Tengo un amigo muy muy querido cuya cara es muy pálida y tiene un talento maravilloso para recordar (¡y recrear! )diálogos del cine. Por alguna razón esas dos características juntas me asustan un poco, y ha pasado en diferentes ocasiones que he creído que tiene planes de darle fin a mi vida. Varias veces se lo he dicho, y siempre hace cosas como sacar una llave inglesa de una gaveta, o un bate de aluminio de detrás de la puerta, y me mira con cara de psicokiller hasta que el corazón no me da más y le suplico que deje de molestarme. Es así, somos amigos, panas de verdad verdad, y tenemos que vivir con nuestro problema de comunicación: yo, sintiendo que él me quiere matar, y él, teniendo una amiga que cree que él la quiere matar. Qué dark.

He visto muchas películas, es verdad, y eso se ha reflejado no sé si negativamente en mi vida. A lo mejor hasta es postivo, porque estoy alerta hasta de la más mínima señal y tengo habilidad para leer entre líneas, pero eso puede no ser una habilidad, sino una patología, como le pasaba el hombre este de Una mente brillante, ¿verdad?, y capaz que mi amigo psicokiller es sólo producto de mi imaginación, pero no creo, porque con él me conectan varias personas que mi familia conoce, y que son de carne y hueso, así que si yo estoy imaginándolo, todos lo estamos, y no creo que sea así.

3.
Pero resulta que en facebook una vez me pidió amistad un chico desconocido que juraba haber comprado uno de mis monstruos, haber quedado prendado con la monstrua mayor, y tener muchas ganas de conocerme. Yo ese día andaba en no sé qué limbo subnormal y lo acepté, aunque mi primer impulso fue decirle, como hago con todos los desconocidos, un maleducado "oye, no te conozco, chao" e irme a coser monstruoschicos pero, como dije antes, ese día fui Malú la subnormal y lo acepté. Al cabo de unos meses el jovencito me había dado razones más que suficientes para denunciarlo en fiscalia por acoso, aún cuando nunca le presté ni la más mínima atención. Ttuve una ciberdiscusión bastante incómoda con él, en la que, entre muchas otras cosas, le dije que me estaba stalkeando más de lo aceptable, e inmediatamente el joven me recordó que él y yo habitamos en la misma ciudad, y que el mundo es muy pequeño, y que no le parecía iconveniente que me portara de esa manera con él, pero que, ojo, esto no es una amenaza. A los dos días lo vi en el metro, en la estación que uso para ir a la universidad. Ok, no sé si son paranoias, pero durante MESES no vi a alguien que además estudia en mi misma uni, nunca, jamás, ¿y de pronto me lo encuentro de frente dos días después de que le digo deja de jugar a que eres mi amigo, no me interesa que yo te caiga bien, tú me produces un tic nervioso en un ojo?... raro.

Castaneda me enseñó que la muerte siempre está del lado izquierdo, detrás de cada uno de nosotros, a la distancia de un brazo. Cuando leí sus Enseñanzas de Don Juan encontré algo de sosiego, y la certeza de que el miedo no es algo que me va a ayudar, cosa que siempre había pensado. Nunca le he temido a la muerte, sino a que mis últimos minutos de vida sean horribles. Pero en el fondo sé que nada de eso va a pasar. Todavía falta mucho para que mi cuerpo sea el abono de ese árbol que algún día plantaré. No se debe alterar el orden de las cosas.

Los Ilustres

En el año 2000 yo estaba en noveno grado y conocí a la gente con la que terminé mi bachillerato, o sea, que pasé tres años con ellos, viéndolos todos los días hábiles de mi vida, menos al portu, que faltaba a clases tres días a la semana (no me puedes demandar por decir esto, portu, tú no te llamas portu así que no estoy mancillando la reputación de tu nombre).
Bueno, el asunto es que el colegio los profesores eran bien fastidiosos casi todos. Y bien particulares también. Hoy les voy a contar brevemente cómo fueron mis profesores más raros para que vean que en parte sí fueron ellos los que crearon a este pequeño monstruo que les escribe:

-Había una catira que nos daba Inglés. Nunca nos enseñó nada, excepto las tetas.

-Había un cubanito flaco que siempre se esforzó por enseñarnos muy bien Lenguaje y Literatura, pero nunca lo dejamos enseñarnos nada. Aunque yo nunca le hice nada malo, yo era parte del salón, y lamento decir que fuimos muy crueles con él. Un día mi mamá llegó al salón porque me habían citado el representante y me fue a formar mi peo, él estaba dando clases y la saludó. Ella me sacó del salón y me dijo "Malú, ese señor se está muriendo", yo la sacudí y le dije que no fuera pavosa. Dos semanas después se murió, y lo lamenté mucho, yo en serio le tenía cariño  :(

-Había uno al que le decíamos "Chespirito". Estaba enamorado de mi mamá, me ponía nota gratis cuando comenzó a cortejarla, hasta que un día mi mamá llevó a su novio al colegio y el profesor dejó de ponerme nota gratis y comenzó a quitarme la poca que me ganaba :(

-Había un viejito que nos daba dibujo técnico y se le podía comprar la nota con una botella de ron. Bueno, eso decían las malas lenguas. A mí en dibujo me iba muy bien.}

-Había una señora chiquita, flaquita y muy apocadita ella que nos dio química como por dos meses hasta que la hicimos renunciar. Luego la asignatura nos la dio un tipo con una cara de sádico increíble, pero al parecer era buena gente. Una vez lo hice chocar su carro contra un poste en la subida del colegio, pero explicarlo requiere mucha mímica, y eso por aquí es difícil.

-Física nos la daba un flaco horroroso que a mí me gustaba porque a mí a los 15 años me gustaba mucha gente, pero de verdad que era bien feo. Hace un par de meses me enteré de que el tipo vendía la nota también, pero este prefería que le pagaran con sexo. Vamos, que en serio le gustaba la física al pana.

-El de educación física... bueno, ese es un caso serio. Sé que fueron varios profesores, pero solo recuerdo a uno, el que supuestamente se llevó a la muchacha de la otra sección al hotel ese a las afueras de Guarenas y se la folló. En aquella época yo y mi pequeño grupo de secuaces le teníamos cariño a ese profesor, así que organizamos una "manifestación" (estaba de moda eso de manifestar, la cosa fue como en el 2002, poco antes del paro petrolero y todo) nos pusimos lazos negros sobre las insignias y gritamos por todo el colegio que el profe de educación física era inocente. No queríamos que lo botaran. Lo botaron. Menos mal que lo hicieron, la vaina era verdad.

-La orientadora esa una sinverguenza. Esa mujer tiene la culpa de que yo sea un fracaso académico a estas alturas de mi vida. La muy bicha le decía a mi profesor guía que yo necesitaba ir a orientación vocacional, entonces me mandaban a hablar con ella y ella en lugar de hacer su trabajo me decía que hiciera lo que quisiera y se ponía a leer catálogos de AVON, entonces yo para entretenerrme me ponía a construir cositas con un Lego que tenían en ese cuartico (sí, a los 15 años yo jugaba Lego), y el día que le tocó hacer el informe sobre mi posible vocación dijo que yo podría ser arquitecto. Fue entonces cuando me aceptaron en la escuela de arquitectura de la Universidad Central y la universidad Simón Bolívar y todo en mi vida comenzó a ir cuesta abajo. Me botaron de una, me cambié de carrera en la otra y aún no sé ni dónde estoy parada.

-Había una materia fantasma que se llamaba Cátedra Bolivariana. Nos la dio un chico de 21 años cuyo nombre no recuerdo, pero era un moreno bien bonito y me gustaba mucho. Un día yo iba caminando por una calle de aquí para allá, ¿no? y el iba en la otra acera de allá para acá, entonces me gritó y yo me emocioné toda y le comencé a saludar y hablar mientras seguía caminando sin ver por donde iba, pero muy emocionada porque segurito se había enamorado de mí. De pronto !PAFFF!!! me di sendo bollo contra un poste y todos mis pajaritos preñados cayeron muertos ipsofacto junto con mi poca autoestima y mi sueño de que él fuera el padre de mis hijos =(

-El de computación era otro sadicón, punto. Ah, y nunca nos enseñó nada. Ni la paloma.

-Del director y sus interminables discursos les hablaré otro día. Sólo le puedo augurar que cuando esté muy viejito lo meterán en un asilo donde trabajará alguno de los que estudiaron conmigo, y éste lo obligará a ver todos los Aló Presidente y las cadenas que se han transmitido desde 1999 hasta nuestros días, y de tarea le mandará a leerse las líneas de Chávez completicas, cinco veces cada librito. Es así, accion y reacción, kharma, "lo que aquí se hace aquí se paga", Ah, y de pie, por supuesto! como el muy huelenalga nos hacía escuchar sus infinitas alocuciones religiosas, moralistas, aburridas y retrógradas cada lunes a partir de las 7 de la mañana. Enfermo.

Estos no eran todos, sólo los primeros que se me ocurrieron en este ratico. Los demás también eran unos frikis, y estamos hablando de uno de los colegios más sifrinitos del pueblo, ¿ok?

Siempre lo he dicho, yo no soy una causa, yo soy una consecuencia....

sábado, 9 de abril de 2011