sábado, 25 de junio de 2011

Viaje al pasado

El gato picho ya no está tan picho, aunque se sigue negando a cagar y temo que en cualquier momento explote.
 Mientras tanto, en la baticueva, un vino alemán y un extraño playlist internacional le ponen escarcha a una noche que (ya va, haré una pausa para contarles que creo que el gato picho se cae a peos a cada rato) podría ser mucho mejor si hubiera menos público, y resulta que dando vueltas por acá y por allá en la web en busca del origen de los tiempos, hemos caido por accidente en un texto que me salió de las entrañas el 13 de diciembre de 2007, cuando Monstruos bajo la cama no era ni siquiera un feto y utilizaba mi Predicado.com para escribir mi diario. Honestamente, no tengo idea de aquíen le escribí esta vaina, pero haciendo un ejercicio de memoria y pujando un poco... eehhhmmm.. uhhhmmm... nop, no me acuerdo. =D



 Charlatán
Sirvo un vaso de vodka,
le pongo una oración recalcitrante
dictada por tus labios de amargo de Angostura.

El alcohol no volverá jamás a ser alivio
para mi piel errante.

Te cuento:
El carro está botando aceite,
y tú sigues con tus pleonasmos.
Todo en el mundo se está derramando:
el petróleo, el agua, la sangre, las palabras,
incluso mis ideas.

Sin embargo lo mío lo puedo arreglar yo,
lo del carro mandándolo al taller,
a fin de cuentas siempre existe un remedio.
Pero lo tuyo...
tu derrame de palabras no se cura,
tú tienes un tumor en el discurso.
Naciste charlatán... naciste absurdo.


*El título del post, así como la imagen salieron de la cabecita del chapulín colorado. En este lugar se respetan los derechos de autor.


No hay comentarios: