miércoles, 27 de julio de 2011

Digo que Paraguaná

Digo que Paraguaná
es tanto el amor que ha dado
que es poquito el recibido
de los hijos que parió
y el que a su seno llegó
peregrino de otro lado
también sus brazos abrió
como tierra a la cimiente
se seca el agua en la fuente
porque tampoco la amó

Si algún día Venezuela
decidiera navegar
como buscando otro rumbo
en la altura de la mar,
ya tiene el barco su proa
con un lucero en la frente
septentrión maravilloso
es el cabo San Román
septentrión maravilloso
es el cabo San Román

Dice una vieja leyenda
que Paraguaná es mujer
y que entregó su querer
al hermoso vendaval
que la visita dos veces
en el año nada más
la cubre de húmedos besos
la deja linda y se va
la cubre de húmedos besos
la deja linda y se va

Su bajo vientre lo adorna
una tremenda lefaria
y su boca legendaria
a la libertad cantó
Dicen que sus brazos son
azules de cielo y mar
y abre sus piernas de arena
llenas de sensualidad
y abre sus piernas de arena
llenas de sensualidad
Es abuela y es muchacha
que con música de viento
alegra su corazón
Y digo en esta canción
una cosa que es sabida
que es sensible, dolorosa
pero quieren ignorar
digo que Paraguaná
sigue siendo la cabeza
es bonita, cariñosa
pero la han dejado atrás
digo que Paraguaná
sigue siendo la cabeza
es bonita, cariñosa
pero la han dejado atrás

Alí Primera

(Qué lástima, quise buscar esta canción en Youtube para que la escucharan y no la encontré. Los niños Primera deberían encargarse de que la obra de su papá esté en todas partes, dogo yo...)

domingo, 24 de julio de 2011

La sabiduría Exupéry

Dijo el principito:

"No supe entonces entender nada! Debería haberla juzgado por los actos y no por las palabras. Me perfumaba y me iluminaba. Nunca debería haberme escapado! Debería haber adivinado su ternura detrás de sus pobres artimañas. Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla."


Y sí, soy la rosa. Y tengo pequeñas espinas,
¡pero me siento tan sola si el príncipito no está para cuidarme de las orugas!



La mujer idiota y los animales

He de ponerle ese título a este post en honor al que mi amigo Salvador colocó hace casi exactamente un año en el suyo.

Nunca he sido persona de mascotas, sobre todo porque me mudaba demasiado como para cargar un ser vivo junto a mí, dando tumbo de aquí para allá y acullá, improvisando mudanzas y almorzando platanitos. Pero la soledad de mi vida actual y mis nuevas pequeñas comodidades, me han llevado a buscar innovadoras modalidades de compañía, de laas cuales el primer prototipo fue Colón, el gato picho, cuyo destino fue desaparecer de entre nosotros e irse, quizá, al país de las maravillas o a la tierra de Nunca Jamás.

Vamos, que estaba predestinado a la desaparición por mandato de nuestro querido Darwin.

Pero en la calle hay mucho animalito desvalido, y como no quería pasar nuevamente por el trance de rescatar un gato callejero para que desapareciera, hiciera combustión espontánea, o muriera de lagañas sin dejarme ni una nota de suicidio, decidí adoptar un gatito que ya estuviera fuera de todo peligro de muerte, pero que fuera, claro, bebecito, a ver si me agarraba amor como mamá.

En fin, que hablé con docenas de proteccionistas desesperados por salir de sus gaticos, y terminé enamorándome de una a la cual busqué esta mañana en Caracas y puse en seguida el nombre de Sofi.

Esta es Sofi, la primogénita

Pero en el interín había hablado con Ana, otra proteccionista muy muy amable que me mostró las fotos de otra gatita abandonada, de la misma edad de Sofi, y no tuve corazón para negarme a cuidarla. Su nombre, desde ahora, será Fati.
Linda la Fati, ¿no? :)
Entonces, bueno, vino Ana y me trajo a Fati, y conoció a Sofi y se pusieron en seguida a jugar por aquí y por allá, y a tumbar portaretratos. Tengo dos gatitas nuevas, no están pichas, no les salen lagañas radiactivas, no sueltan gases fulminantes, no tienen el pelo como un troll y no se les sienten los huesos. Saben subir escaleras (y vaya que eso sí será un problema), no me paran bola, no se dejan acariciar, y ya se hicieron mutuas secuaces, así que al menos tendré un par de cositas peludas a quienes regañar cuando llegue a casa.

El próximo paso tendrá que ser plastificar los muebles y ponerle puertas a los gabinetes de la cocina. Como no tengo dinero hoy hice mi primer tatuaje en piel humana viva, jejejeje, y mi plan es tatuar a toda la población venezolana cobrando solidariamente para así, con mis regalías, mantener a mis dos nuevas hijas. Ya veremos cómo se me da el rol de madre con estas dos bellezuras con bigote.

Nota: los post sobre gatos seguirán llevando la etiqueta "Gato picho" en recuerdo de mi pequeño extraterrestre desaparecido.

De esas cosas que uno no se encuentra, sino que lo encuentran a uno.



Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se le puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes como te digo que te quiero cuando digo: “qué calor hace”, “dame agua”, “¿sabes manejar?”, “se hizo de noche”…Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho “ya es tarde”, y tú sabías que decía “te quiero”.)

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tu quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar aun panteón.

                                                                                                        Jaime Sabines

lunes, 18 de julio de 2011

Mi nevera es un poema

(Este es un poema de verdad, escrito por mí, como los de los escritores esos que ponen espacios largos en los poemas para que se vean más espaciosos.)

Negra por fuera, como la caja de los aviones que todo el mundo dice que realmente no es negra.
Blanca por dentro, con la luz de un bombillo y uno que otro cajón transparente y liviano.


Así es
        


                    mi nevera.


Por ella cocinar es un milagro.
Por ella, la vida: una cuerda floja
.
Pero siempre le cabe el hielo...

                            ....y eso no es poca cosa.

Aunque me olvide siempre de llenar las gaveras
                                                 y sinceramente nunca necesito hielo.


Debo dejar
el vino y las cervezas.

Güiski en las rocas con muchas rocas!!!
y podré usar el hielo.

Y siempe tendré hielo, mi nevera homeopática.







La receta de hoy se la improviso.
tengo talento para inventar platos.

con lo que sea que haya en mi venera.

Ella me da

          tomatos.

Ya este poema se tornó barato.

Y se me quema el guiso.

                                       me despido hasta el rato.

viernes, 15 de julio de 2011

El último adiós a mi niñez

A lo largo de la vida uno aprende muchas cosas sobre sí mismo. Una de las mías es que la única cosa fantasiosa en la que he creído realmente es en el mundo mágico de J.K. Rowling, en Harry Potter, en el winguardium leviosa y en las varitas del señor Olivander.


Bien: hoy vi HP7-2. Si no sabes lo que significan esas siglas, mejor cierra este post y vuelve pronto. Si en cambio pestañeaste lentamente al leerlas y sentiste un pequeño dolor en el corazón al revivir las imágenes de Snape en el pensadero, entonces pasa con confianza, quiero contarte mis reflexiones.

(haz click para agrandar)



jueves, 14 de julio de 2011

Dice Umberto Eco sobre Wikipedia...

(comienza hablando del hecho de que ya la gente no se conoce si no es a través del internet)




...Esa es la crítica que hacemos todos. Pero antes los apocalípticos eran los que criticaban y rechazaban. Hoy son los que critican, pero a la vez usan estas cosas, así que es un discurso interno: yo soy muy crítico con Wikipedia, porque contiene noticias falsas. Las hay también sobre mí, falsas y no falsas, pero utilizo Wikipedia, porque si no, no podría trabajar. Mientras escribo, por ejemplo, Tirso de Molina y no me acuerdo de cuándo nació, voy a Wikipedia y lo miro, en cambio antes tenía que coger la enciclopedia y tardaba media hora. Antes los apocalípticos no usaban estas cosas: escribían a mano con la pluma de ganso.

lunes, 11 de julio de 2011

En la vida real...



- Cuando sea grande voy a ir con mi novio a ver la peli de Dudamel.

- Amiga, tienes 24 años ¬_¬

-¿y?

-que ya  no vas a crecer más.

-Claro, pero es que mi novio tampoco me va a llevar nunca a ver Dudamel :-/

-Bueno, por lo menos tas clara

-Sí, pero este es un último y desesperado intento por hacer que me lleve =D

-Ilusa.

-Como una princesa encantada... :)

sábado, 9 de julio de 2011

Anecdotario Menfrita (III)

Si las palabras fueran tangibles, definitivamente vivirían en Craspión. Se las cultivaría como flores, se cosecharían, y serían exportadas al mundo exterior para hacer arreglos y ramos como poesías palpables, sólidas. Pero el mundo no podría vivir de poemas marchitables. Por eso, y no por otra cosa, es que las palabras toman esa presentacion etérea del sonido (la palabra escrita no es más que el archivo perenne de las ideas. Un texto sin ser leído no es más que materia vana, seca, sin sentido. Como una melodía que no se deja escuchar), para no morir nunca, para seguir vibrando en el ambiente, aún sin ser vistas, aún cuando la onda se haya hecho muy débil y delgada seguirán allí, y podran ser repetidas una y otra vez hasta el infinito.

                                                                                 * 

Olivia Na, la delgada, la más fina y diminuta menfrita que existió en la historia de Craspión, era tan pequeña que, cuando nació, los doctores creyeron que su madre había tenido un embarazo psicologico. Más tarde la encontraron durmiendo acurrucada en un diente de león y, como era la única minmi que había nacido en casi un pelgorf (los menfritas viven demasiado tiempo como para reproducirse irresponsablemente) supieron que esa era la hija del señor Murphy Na, quien era conocido por sus frecuentes siestas callejeras, su eterna actitud calmada y su decena de hijos de los que, curiosamente, ninguno tenía parecido alguno con él. La sospechosamente respetable Mónica de Na, aseguraba que los minmis se parecian a sus abuelos, y que habían sacado el carácter tranquilo de su padre. Nunca nadie se atrevió a preguntarle sobre los rumores que corrían en Craspión acerca de su gusto por las ataduras, cadenas y demás artificios de carácter sadomasoquista. Todos sabían que su marido nunca había manifestado interés alguno por estas prácticas. 

                                                                                   * 

Una vez hubo una catástrofe en Craspión que acabó con poco más de la mitad de sus habitantes. Sucedió un día en que, por culpa de una ola de calor al oeste de Europa (lugar donde se había asentado el mundo menfrita durante algun tiempo), se vieron obligados a mudarse a una nevera. Claro está que los dueños de la nevera no podian darse cuenta de que estaba habitada por seres extraordinarios. Les faltaba en toque mágico que se necesita para intuir esas cosas. El hecho es que, una vez adentro, las diminutas criaturas, que nunca en su vida habían estado tan cerca de un trozo de queso, se sintieron intrigadas por tan penetrante aroma y, decididas a descubrir su origen, se fueron de excursión hasta que llegaron a una enorme montaña blanca llena de agujeros donde, definitivamente, podrían vivir con comodidad. No es necesario explicar lo que sucedió a la hora de la cena. Como resultado, los menfritas de hoy en día le siguen teniendo miedo al queso.

viernes, 8 de julio de 2011

ANUNCIACIÓN SIN OJALÁ


Te anuncio tierravirgen que parirás felicidad en nuestro nombre

después de resecarte dividida y de absorver hasta la última
gota de sangre como abono inesperado
después de hindirte surco abrirte tumba y cumplir la sagrada
misión de consternar los atardeceres
después del aguacero radioactivo y la limpia baba de dios

tierravirgen
parirás felicidad

y no habrá nadie para recogerla

Mario Benedetti

Descripción ejemplificada de la angustia y la culpa

Tienes 24 años y vives en tu casa sola con un gato. Entonces un día decides limpiar bien a fondo la guarida y tienes el impulso de sacar al gato al porche para que no ladille la misión, pero al cerrar la puerta el gato comienza a llorar y te da lástima dejarlo solo. A fin de cuentas es tu animalito, tu compañía, tu cosa peluda y bonita a la que alimentas y cuidas cada día, entonces lo dejas pasar, le haces mimos y lo dejas suelto mientras limpias el lavandero. De pronto escuchas un SPLASH!, pero no le paras bola, y a los 30 segundos te das cuenta de que algo cerca de ti se está ahogando. PUCHA!!! ES EL GATO QUE NADA EN EL TOBO DE MISTOLÍN!!!, gritas, y corres a rescatarlo. Lo metes bajo el chorro del fregadero, ya no te importa que sea un gato y esté en tu fregadero. Le lavas bien los ojos, la piel, las orejas, todo y te pones a secarlo con una toalla pidiéndole que no se muera. Cada estornudo te duele un poquito, cabe destacar.

Ok, relax, el gato sigue vivo, no se ahogó. Dale leche, ok, gato er' coño, tómate la leche, ok, no te tomes nada si no quieres, pero no te mueras, gato picho, que tú eres mi familia.

Me siento como una incompetente, debí dejarlo afuera, o al menos no confiar en que respetaría el tobo de limpiar. ES UN GAAAATOOO!!! se supone que no se baña!!! se supone que es astuto!! ¿¿¿cómo coño quiso nadar en mistolín??? ¿tan mal lo trato? ¿¿¿¿tan deprimido está que quiere dejar este mundo hostil????

Ha pasado ya un rato desde que lo sequé y el gato picho no come, no bebe leche, camina lentico y no más de tres pasos. No tengo el npumero de ningún veterinario, y el que más cerca tengo (y al cual por cierto le compré arena hoy) ya cerró la tienda. Toca esperar a ver si se me va a morir o por lo menos tiene fuerza para esperar a que sea mañana y vaya conmigo a tumbarle la puerta el vet, rogarle porque no me cobre y explicarle por qué mi garo huela a "Gotas de Rocío".

Ya decía yo que luego de vivir sus primeros días en una cloaca el gato picho no podía resultar muy inteligente :(


NOTA: si mi gato se muere puedo reconocer al culpable: es el estpupido del medio, el que está vestido de verde oscuro :(

miércoles, 6 de julio de 2011

Bicentenario según los monstruos

(no cabe duda que los monstruos somos de muy simple pensar)

Lo reconozco: mi Bicentenario no fue muy patriótico.

...en lo que a cuestiones de protocolo histórico y militar respecta, claro. De resto, todo muy santo y muy patriótico, sí. En eso de disfrutar el día al máximo, digo, y valorar cada minuto de la vida, y compartir, y reconocer que realmente se necesitan muy pocas cosas para ser feliz.

Fue un buen Bicentenario, no me enteré de mucho (hace semanas que no me entero de mucho de lo que acontece a mi alrededor, pero es un asunto voluntario y genial) ni hablé con casi nadie, pero me bastó. Celebré la patria siendo, simplemente, muy feliz.

...Y ¡caray! con la fatiga que le queda a uno.

En otro orden de ideas: qué difícil fue encontrar alguna imagen alusiva al Bicentenario que no fuera esta de Google, o imagen gráfica de la celebración, cosas así. Seguramente busqué mal, pero es que ni en flickr conseguí fotos finas.

Pero el doodle estuvo bonito, pues.

Y eso habla de lo simplemente facil y bonita que se aprende a tomar una la vida cuando todas las cosas están marchando tan bien :)