lunes, 18 de julio de 2011

Mi nevera es un poema

(Este es un poema de verdad, escrito por mí, como los de los escritores esos que ponen espacios largos en los poemas para que se vean más espaciosos.)

Negra por fuera, como la caja de los aviones que todo el mundo dice que realmente no es negra.
Blanca por dentro, con la luz de un bombillo y uno que otro cajón transparente y liviano.


Así es
        


                    mi nevera.


Por ella cocinar es un milagro.
Por ella, la vida: una cuerda floja
.
Pero siempre le cabe el hielo...

                            ....y eso no es poca cosa.

Aunque me olvide siempre de llenar las gaveras
                                                 y sinceramente nunca necesito hielo.


Debo dejar
el vino y las cervezas.

Güiski en las rocas con muchas rocas!!!
y podré usar el hielo.

Y siempe tendré hielo, mi nevera homeopática.







La receta de hoy se la improviso.
tengo talento para inventar platos.

con lo que sea que haya en mi venera.

Ella me da

          tomatos.

Ya este poema se tornó barato.

Y se me quema el guiso.

                                       me despido hasta el rato.

2 comentarios:

Marietta dijo...

buenísimo maría lucía!!1 jajajajaja... me encantó!!

Anita La Tatyx dijo...

jajaja divertido... saludos