martes, 10 de julio de 2012

¿De pana eres Hipster?

Cuando se trata de encasillar a las personas según su apariencia o la música que les gusta, o los libros que leen (si es que leen) o las películas y esas cosas, TODOS estamos al pie del cañón para dar nuestra opinión. Y digo todos porque yo también lo he hecho, incluso lo hago, aunque me parece una soberbia tontería que trato de evitar a toda costa.

El asunto es que, bueno, sí, es inevitable, un placer culposo, digamos, ver una carajita con una camisa de cuadros gigante, chorreada, requeteflaca, con lentes Ray Ban de mentira, y no señalarla de Hipster. Yo no los llamo Hipsters sino "intensos", en primer lugar porque no me gusta la palabrita esa, me suena algo ridícula, y, en segundo lugar, porque me parece que hay que ser demasiado intenso en la vida para pensar que ese look de adolescente problemático te sigue quedando bien luego de los 25. Incluso a los 20 es una mamarrachada.

Quien haya leìdo este blog con algo de atención sabrá que no soy persona de tendencias. Ni emo, ni rockera, ni punk, ni salsera, ni reguetonera, ni tukky, ni pavita, ni nada. A mí, en realidad, me gusta todo. De todo saco algo que me guste, y me declaro, sí, lo admito sin vergüenza, incapaz de mamarme un CD completo de ninguna banda o cantante, ni por mucho que me guste. De hecho, mi procedimiento al momento de comprar o descargar música es el típico "loescuchotodounavez-cueloloquenomegusta-oigosololoquemegusta", con lo que mi biblioteca de música se encuentra repleta de una colección requete extensa de música variadísima, de la cual me gustan TODOS los temas, así que puedo colocarlo todo en shuffle con la seguridad de que nada de lo que suene me ladillará.

...y sí, soy fanática del shuffle. El efecto mariposa de la música es lo mejor que hay (en mi humilde opinión), sobre todo si, como yo, eres de esa gente a la que le gusta la aventura (ajjajajja qué dramatismo el mío).

En cuanto a la forma de vestir, pues, yo hago mi ropa. Hago ropa para otra gente por encargo y tengo que vestirme con mis cosas para que la gente las pueda ver, así que no suelo vestir prendas con etiqueta que puedas comprar por aquí o por allá, ni que deberían poder ser catalogadas de pertenecer a uno u otro estilo, pero, sin embargo, nunca falta el me diga que soy Hipster y, como hasta hoy mi concepto personal de Hipster era "Sujeto o sujeta que se viste con ropa demasiado grande, desgastada y de cuadros, usualmente de palidez extrema, pelo rarito, que se pone audìfonos y lentes enormes, que mira series en la TV y sabe burda de cosas retro", siempre me dio algo de piquiña que se me llamara así. Yo no soy Hipster nada, yo soy Malú Rengifo y soy demasiado chévere como para que me metan en un saco, o como para vivir mi vida con unas gríngolas puestas, o pasarme la poca juventud que me queda nadando entre los mismos peces, !qué aburrido¡. Entonces hoy decidí que ya era suficiente, tenía que escribir algo al respecto y, como "buena periodista digital", un wikipediazo no me vendría mal para tener una noción algo menos parcializada de la tendencia en cuestión, así que investigué flojamente y lo que encontré está como para darle unas pataditas en el culo a todos los Hipsters del mundo, pero sin ánimos de ofender, ¿eh?, pura reflexión constructiva =D. La wikidefinición es:

Hipster es un término frecuentemente usado para referir a una subcultura de jóvenes, adultos de reciente establecimiento en la clase media urbana y adolescentes mayores. El uso del término reapareció en los años noventa y persiste hasta el presente. La subcultura está asociada con la música independiente, una sensibilidad variada en una moda alejada de corrientes predominantes, y estilos de vidas alternativas. El interés por los medios de comunicación incluiría películas de cine independiente, revistas como Vice y Clash y sitio oficiales como Pitchfork Media. La cultura hipster ha sido descrita como un «crisol mutante y transatlántico de estilos, gustos y comportamientos». Christian Lorentzen de Time Out New York argumenta que el «hipsterismo hace un fetichismo de elementos auténticos» de todos los «movimientos marginados de los post-guerra —Beat, hippie, punk, incluso grunge», y parte de «tiendas culturales de cada etnia no mezclada» y «lo regurgita con un guiño inauténtico»

Así que procederé a desglosar punto por punto lo que yo opino acerca de lo Hipster, a ver si mis argumentos los convencen a ustedes, pequeños monstruos queridos, de que no merecéis ser llamado de esa forma:

1.- subcultura
Ellos son lo que llevan puesto
Cuando formas parte de una subcultura te pierdes del resto de la cultura que está fuera de tu pequeña caja llamada "sub". Estás escuchando la mitad del sonido, viendo sólo una parte de los acontecimientos, y lo más peligroso de ésto es que corres el riesgo de comenzar a pensar automáticamente como uno más de los tuyos, como si algo de obligara a tener tal o cual postura ante tal o cual situación, y no sólo me refiero a que te de vergüenza admitir que de niña escuchaste Salserín, sino que, además, podrías tener posturas filosóficas o políticas bastante estúpidas.

Según la RAE, dos de las definiciones de la palabra "cultura" son: Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico. y Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc. Basándome en esto te puedo asegurar que vivir la vida subculturalmente, sólo erigirá un muro enorme entre tú y la realidad que te rodea, y con el tiempo la cosa se irá acrecentando hasta que no tengas ni la más remota idea de las verdaderas dinámicas del mundo que te rodea. Recuerda que tu imagen no dice lo que eres.

2.-adolescentes mayores
¿A quién en su sano juicio le puede gustar pertenecer a una subcultura de adolescentes mayores? Hace poco estaba con alguien a quien quiero mucho y vimos pasar a un tipo que yo siempre he considerando como un adolescente infinito. Tiene como 34 años y sigue luciendo como un desaliñado adolescente al que sólo le faltan los barros en la cara. Eso es lo que es un adolescente mayor, una cosa triste.

Cuando, por respeto, a los viejitos se les llama "adultos mayores", se sabe que se está hablando de los viejitos. Así mismo sucede con los "adolescentes mayores", que no son más que adultos que actúan como pendejos y que no quieren asumir que llegó el momento de afeitarse cada dos o tres días, vestir ropa de la talla adecuada (hipsters del mundo, hace años que no estamos en crecimiento. Ni las franelas pequeñas, ni la ropa muy grande tiene justificación ya) y peinarse un poco la greñas.

Hay que reconocerlo: no somos adolescentes, ya eso pasó, está atrás, muuuuucho más atrás de lo que quisiéramos, y es nuestro deber asumir que somos adultos que muy pronto entraremos en la crisis de los treinta. Nada de lo que hagamos podrá evitarlo, y si tú, pequeño hipster, sigues haciendo el intento por parecer más cool a fuerza de actitudes innecesariamente juveniles, terminarás cayendo en el limbo de los adultos contemporáneos ridículos, y esa vaina es muy fea.

3.-música independiente
La música independiente, esa que ustedes, hipsters, escuchan para que cuando se ponga de moda puedan decir "yo la escuché primero", es como cualquier otra música. No da superpoderes, no te hace ser mejor en la cama, no te droga, no te pone el cabello más liso ni te hace un mejor profesional. Lo mismo sucede con las películas, y el resto de las cosas. El que sean independientes no significa que sean mejores, sólo significa eso, que ha sido producido fuera de los grandes estudios, con poco presupuesto y esas cosas, pero la calidad de la producción no dependen de ello, ¿ok?

Mi papá le regaló a mi mamá la colección entera de los LP de los Beatles cuando se casaron, y yo crecí escuchando esa vaina, me gustan tanto como Cecilia Todd o Alí Primera, y no por ello quiero parecer un Beatle, ni escondo que también me gusta Alí para que los Hipsters del mundo no me vean como si tuviera un cromosoma averiado. Porque de eso también me he dado cuenta: para ustedes, si está en inglés, venga, buenísimo. En español escuchan sólo lo estrictamente necesario para poder encajar en su corriente alternativa, pero de lo nacional, o folklórico pasan de largo olímpicamente.

La música independiente es tan buena o tan mala como toda la demás música, y si quieres escucharla me parece excelente, siempre y cuando no te creas parte de una élite por ello.

4.-sensibilidad variada en una moda alejada de corrientes predominantes, y estilos de vidas alternativas (...) películas de cine independiente

Esto es mentira. La ropa hipster se consigue en todos lados, ¿y sabes por qué? porque estás siendo constantemente etiquetado. Ya las empresas saben qué te vas a querer poner en unos meses, porque los personajes de The Big Bang Theory te lo están imponiendo, y la industria de la moda está fabricando desde ya montones y montones de ropa que tú y tus amiguitos correrán a comprar creyendo que es demasiado In, y que lucirán demasiado originales cuando se tomen sus fotos con instagram.

Ah, por cierto, las fotos de instagram, todas, son un bodrio, y tu estilo de vida alternativo (paseos a lugares solitarios, parques de diversiones, locales decorados con discos de vinilo, catas de vino) no es más que lo mismo que hace todo el mundo, sólo que como vives dentro de tu subcultura no te has dado cuenta de que la demás gente también lo hace.

5.-crisol mutante y transatlántico de estilos, gustos y comportamientos
Si tuviera buena memoria, la próxima vez que tuviera una acalorada discusión con un hipster lo llamaría así: "Hey tú lo que eres es un crisol mutante y transatlántico de estilos, gustos y comportamientos", a ver si se ofende. Seguramente no sabrá que le estoy dando una definición exacta de lo que es, porque, como le gusta su tendencia y su nombre que suena medio británico, no se ha ocupado de investigar qué es lo que significa.

¿Qué significa este estúpido bigote?
Los Hipsters se lo agarran todo para ellos. Agarran los miriñaques viejos de sus tíos, abuelos y el mercado de los corotos, y se los ponen encima, mezclados a lo loco, sin importar si hay una insignia del partido nazi junto con el símbolo de la paz. Cuando ya los miriñaques se han acabado, o cuando ya no parecen muy originales, inventan cosas como un estúpido bigote que no tengo idea de dónde lo sacaron, y se toman fotos con él como si es que eso fuera muy cool.

No sé si alguno de ustedes conserva fotos de sus padres o abuelitos cuando eran jóvenes. Siempre que veo una foto de esas épocas pienso en lo seria que era esa gente. Actualmente, con el culto a la imagen que estamos viviendo, a veces me asusto de qué dirán las futuras generaciones cuando vean fotografías como la de esta chica de la derecha.


6.-el «hipsterismo hace un fetichismo de elementos auténticos» de todos los «movimientos marginados de los post-guerra —Beat, hippie, punk, incluso grunge», y parte de «tiendas culturales de cada etnia no mezclada» y «lo regurgita con un guiño inauténtico
INAUTÉNTICO. Eso es en lo que han caído todos ustedes, pequeños Hipsters que no son capaces de tener una personalidad propia y sentirse orgullosos de ella; que escuchan la música que les vendieron como la más indie, o cool, que se visten como les mandan a vestirse, que van siempre a los mismos sitios, se juntan con más y más gente alienada como ustedes y acaban siendo borregos, parte de una maquinaria comercial que se burla de ustedes y los convence a ustedes mismos de que están teniendo autonomía y eligiendo libremente lucir como unos desocupados.
se enorgullecen de tener manuales de estilo :-/

Dejen ya las etiquetas, Hipsters del mundo. Salgan al sol, broncéense un poco, hagan algo nuevo cada día, muévanse fuera del contexto al que están acostumbrados, emprendan nuevos retos y si les da la gana déjenlos a medio camino, ¡pero vivan, coño! Dense cuenta de una vez de que ser hipster no los hace más gente, salgan a la calle y conozcan alguien nuevo y diferente, conversen con él o ella y admitan que la demás gente también merece algo de atención y también tiene cosas finas que enseñar, buena música que mostrar. Cuando lo hayan hecho entenderán lo sabroso que es vivir sin etiquetas.

Hace poco, conversando con una amiga que se autodenomina Hipster, le dije sutilmente algunas de las cosas que he escrito aquí y ella me preguntó que cuándo me volví tan sabia. La pregunta me dio risa porque yo de sabia no tengo nada, pero entendí que cuando pasas años de tu vida moviéndote dentro de las fronteras de una etiqueta, cualquier cosa que sea un poco diferente a lo que estás acostumbrado parece lleno de sabiduría, porque claro, es diferente, y nunca se te habría ocurrido o lo hubieras escuchado, si no fuera porque por un ratito conversaste con una persona diferente a las que estás acostumbrado a tener alrededor. Es por eso que yo no soy Hipster, ni porque mi foto de perfil tenga lentes Ray Ban de mentira ni por usar de vez en cuando cuadros en la ropa. No soy hipster porque no me da la gana, a mí me gusta todo, en serio, desde la física cuántica explicada para estúpidos, hasta Olafo el Amargado. Y todavía me falta todo por conocer. No sé ni una décima parte de lo que quiero saber, ni conozco a una centésima parte de la gente diferente que quisiera llegar a conocer. Traten ustedes de ser un poquito más abiertos también, les prometo que eso les reportará grandes satisfacciones.

7 comentarios:

El Infimatum dijo...

Hace unos días descubrí que tenía "un comentario pendiente de aprobación" y era tuyo. "Se asoma y busca indormación sobre el autor".
Bueno, hola... sí.

Jackson dijo...

Me suenas como una Hipster!!

La monstrua dijo...

Bueh... ¡gracias por leer!

Michell Astudillo dijo...

Este es uno de los posts más profesionales que te he visto, parece articulo de revista.

Es un halago, porsia.

La monstrua dijo...

YAY!! qué excelente! :D muchas gracias, Mich!

Jess dijo...

¡Muy bueno!
Estoy de acuerdo, para que encasillarte, pudiendo tenerlo todo ;)

PD:Casualmente estoy preparando una serie de dibujos de tribus urbanas...tendré que hacer una hipster XD

Zhandra Flores dijo...

¡Excelente post, Malucita! Aunque soy medio retro, coincido en que eso de las etiquetas y los encierros dentro de un grupo, no han traído nada bueno pa' nadie a lo largo de la historia, Aunque somos seres en sociedad, lo más interesante es poder integrarnos sin tener que renunciar a nuestra individualidad y mucho menos por motivos tan balurdos como el mero esnobismo y el "ser" a partir de los trapos. De hipster, tikkis, otakus, etc., hay mucho por decir, pero lo principal (creo) es mostrar que esas etiquetas y esos grupos que se aproximan peligrosamente a una secta, le restan al ser humano posibilidades de poder apreciar y valorar las diferencias.
Un abrazo,