viernes, 16 de mayo de 2014

Bioconstrucciòn en Altamira de Càceres:

Un saco de cemento a precio regulado cuesta 23 bolìvares, aunque hay unos coñoesupepa que lo revenden entre 100 y 120 bolos para hacer su agosto ilegalmente. Hacer estos dos módulos se llevó dos palas pequeñas de cemento.

La arena costó 50 bolos una carretilla, y no usamos ni una décima parte de ella, apenas tres palitas.

Las botellas eran basura, y las que eran transparentes las pinté por dentro chorreándoles pintura al descuido para darle color al módulo (aún falta ponerle blanquito el cemento, limpiarlas y eso, pero estaba emocionada y quería poner las fotos ya).

Las piedras también fueron gratis y las baldosas quebradas y mosaiquitos fueron, digamos, un inocente hurto.

Las tablas eran antiguas paletas de madera que también habrían ido a parar a la basura de no haber sido rescatadas de los contenedores de Mango Center, una ferretería grande en Barinas donde los obreros te miran como si fueras un delincuente cuando les pides permiso para regiistrar la basura, pero no importa..

El resultado fueron estos modulitos, que no deben haber costado ni 5 bolívares cada uno en materiales, y que sirven para construir, se empotran en las paredes o se utilizan como si fueran un bloque más. Para ese paso todavía falta un poco bastante de trabajo, pero llegará. De hecho el plan ese ese: algún día no muy lejano podré decir que le hice un aporte a Cántaro, la futura casa del perro Duque, el hombre de la tracción de sangre.
1.- la paleta se desarma con una pata e' cabra

2.- las tablas se cortan a la medida deseada, para hacer el marco donde se vaciará el cemento sobre las botellas

3.- se presentan las piezas para ver si quedó bien y no vamos a poner la plasta

4.- Se abren unos huequitos en la madera, que lego se asegurará con alambres para que no se desarme

5.- esos son los alambres...

6.- ... y ese es el perro

7.- esos son los alambres, puestos a lo arrecho

8.- además de asegurar las maderas con alambres se le colocan unos abajo para dar soporte a las botellas. Esta técnica luego, en los siguientes módulos, la sustituimos por un invento endemoniado que se me ocurrió para que la botella se pudiera ver también por detrás del módulo, se trata de sustituis los alambres de soporte por una cama de arena, otro día les cuento de qué va el asunto.

9.- Ahí está, ya vaciamos el cemento

10.- este es otro prototipo de modulito, apaisado

11.- y así quedó, aunque falta echarle cemento blanco para alisar las imperfecciones y que se vea más prolijo

12.- lo mismo que el anterior

13.- este fue mi favorito

14.- yo sí estoy buena, dígalo